Orgullo

“Aunque mi trabajo no es conocido, tengo un gran orgullo de cumplir mi misión asumida”, dijo Kim Ki Hul que trabaja desde hace casi 20 años en la estación retransmisora de TV del correo del distrito Jonchon de la provincia de Jagang. Sigue leyendo

Apoyo y confianza absoluta del pueblo hacia el PTC

Actualmente, el PTC goza del absoluto apoyo y fe de la población, por lo que resulta el objeto de gran admiración por parte de la comunidad internacional.

Esto es inimaginable al margen del 19 de junio de 53 de la era Juche (1964) cuando el Dirigente Kim Jong Il inició su trabajo en el Comité Central del PTC.

Él convirtió al Partido en una madre afectuosa que atiende al pueblo, asumiendo total responsabilidad de su destino.

En sus primeros días del trabajo publicó varias obras como las tituladas “Convirtamos de modo consecuente la labor del Partido en trabajo con los hombres” y “Se debe atender con afecto maternal y con responsabilidad la vida del pueblo”, en las cuales dio respuestas a los problemas teóricos y prácticos relacionados con la construcción del Partido. Estas obras sirvieron de guía en la construcción y actividades del PTC.

El Dirigente propuso que todos los funcionarios partidistas se compenetraran siempre en las masas, compartieran con ellas las alegrías y las penas y prestaran oídos a sus opiniones. E hizo que ellos no solo cuidaran la vida de la población, sino también se encargaran de su destino. A lo largo de su vida estuvo en intensos viajes de trabajo visitando más de 14 290 unidades y se consagró por la felicidad del pueblo. En este camino se mezclaba sin cumplidos con los pobladores, interesándose por sus condiciones de vida, y puso nombre a un bebé que iba a nacer. Hizo elaborar la política del Partido en reflejo de la demanda y aspiración del pueblo y no escatimó nada por su bienestar. Aun cuando el país sufría dificultades, hizo aplicar invariablemente las medidas populares como el sistema de asistencia médica gratuita y el de enseñanza obligatoria gratuita.

Bajo su dirección nuestro pueblo disfrutó plenamente de una vida digna y dichosa, enalteciendo al PTC como partido madre.

Kim Jong Il construyó al PTC como una organización que recibe el apoyo absoluto del pueblo.

Si a finales del siglo pasado el pueblo coreano logró una brillante victoria en la lucha llena de altibajos y pruebas, esto se debe a la confianza del Dirigente en él.

En enero de 1998, el Dirigente estuvo en su viaje de trabajo por la provincia de Jagang localizada en la parte septentrional del país, cuando vio a la gente transportando estiércoles a los terrenos, aunque sufriera gran carencia de alimentos. Dijo a sus acompañantes que junto con este pueblo podía ir a cualquier parte del mundo.

El Dirigente consideraba al pueblo como su maestro, como el cielo, razón por la cual este depositaba enteramente su destino en él y seguía con una misma voluntad y propósito la dirección del Partido, cantando “Confiamos en Usted como en el cielo, confiamos en el General”.

Bajo la orientación del Dirigente se fortaleció más que nunca la unidad monolítica entre el Partido y el pueblo y en la construcción socialista se lograron éxitos consecutivos que asombraron al mundo, mientras se preparó una sólida base de la construcción de una patria próspera.

Hoy, el pleno apoyo y confianza del pueblo en el PTC se mantienen invariablemente gracias a la política de dar primacía a las masas populares que aplica el Secretario General del PTC, Kim Jong Un.

Científico que creó una nueva variedad de gallina

«En aquel tiempo, aunque merecía que nuestro instituto se encargara de esa tarea investigativa, ninguno de nosotros sabía del todo cuán difícil era apostar su destino en ella.» -recordó Hong Song Sik, Científico Benemérito, Doctor y director del Instituto de Gallinas de Jongju del Centro Investigativo de Avicultura, quien, durante más de 20 años, hizo tesoneros esfuerzos al desarrollo de la avicultura del país y dedicó todo su ser a cumplir la tarea investigativa destinada a obtener una variedad de gallina ponedora de nivel mundial. Sigue leyendo