Rodong Sinmun exhorta a compartir con el líder la misma idea, sentimiento y voluntad

Hacerse soldado fiel al líder es la aspiración unánime y honor más grande para los revolucionarios.

Adelanta el diario Rodong Sinmun en su editorial difundido este viernes y continúa:

Para ese fin, es preciso compartir con el líder la misma idea, sentimiento y voluntad.

Avanzará triunfalmente la revolución si se cuenta con la gran idea revolucionaria del líder, que ilumina el camino de lucha de las masas populares por la independencia, y con los soldados partidarios que piensan y actúan siempre según el propósito de él y materializan incondicionalmente su proyecto y línea.

Tener el mismo sentimiento con el líder significa buscar la felicidad en las risas del pueblo y en los sufrimientos por la eterna prosperidad nacional y por el mejoramiento de la vida de la población. Igualmente, quiere decir que se debe vivir siempre con el optimismo del futuro, sin ninguna indulgencia o cesión ante los enemigos que atentan contra la dignidad e intereses de la patria y el pueblo.

Convencido de la justeza de la causa revolucionaria y lo inevitable de su victoria, el soldado leal a su líder no titubea ni retrocede ante las vicisitudes de la historia, si no las supera con audacia, con aspiraciones ambiciosas.

En los anales de la larga revolución coreana, están registradas las gestas de los combatientes revolucionarios de verdad, quienes compartieron hasta el final el mismo destino con su líder y apoyaron incondicionalmente su idea y propósito.

La época actual avanza y sale victoriosa según la idea, voluntad y sentimiento del estimado compañero Kim Jong Un, gran líder de la revolución coreana.

Se abre un horizonte amplio y prometedor ante la revolución coreana gracias al gran Partido del Trabajo de Corea, que conduce al pueblo con la línea científica y sabia dirección, y a decenas de millones de súbditos fieles al CC del Partido

Anuncio publicitario