Fuerza propia del Partido del Trabajo de Corea

En octubre de 109 de la era Juche (2020) el Secretario General visitó la zona de Komdok de la provincia de Hamgyong del Sur, que estaba en plena recuperación de daños causados por la inundación.

Al poner pie allí, tras pasar el tramo peligroso del puente ferroviario donde habían levantado una estructura de madera provisional en lugar del pilar, visitó la zona residencial del barrio Songwang de la ciudad Tanchon recorriendo la cuesta de 55 curvas con despeñaderos a lado.

Contemplando un buen rato con aire alegre la manzana de viviendas recién construidas, concibió la idea grandiosa de levantar una moderna ciudad de mineros en la zona de Komdok donde quedaban huellas anticuadas del siglo pasado.

Para materializarla esclareció uno tras otro los problemas que se presentaban en la obra diciendo: Es preciso transformar irreconociblemente la zona de Komdok para que hoy en día naciera la canción que canta que se cambió Komdok como en el tiempo del Presidente en que se creó la canción sobre el cambio de Changsong.

En ese momento un funcionario le dijo en términos siguientes: El pueblo que se admiró al ver nuevas viviendas para miles de núcleos familiares construidas en un mes y pico en la zona de Komdok damnificada por la inundación, milagro visto por primera vez en su vida, no dirá esta boca es mía al ver la zona de Komdok entera que se cambiará de modo irreconocible.

El Secretario General afirmó así: Generalmente, la gente dice que no hay en el mundo fuerza capaz de vencer el agua. Pero la tenemos, es decir, la fuerza con que podemos vencer el agua. Esa fuerza que vence las furias de la naturaleza, no la tiene otro más que el Partido del Trabajo de Corea. Si es para el pueblo debemos domar el cielo y transformar la tierra. Esta es la firme voluntad de nuestro Partido y, por hacer realidad este grandioso ideal y aspiración, el nuestro se distingue como partido que posee el poderío invencible.

Anuncio publicitario