Seda de Corea

La seda es un tejido de fibra natural que se distingue más que otras telas por su levedad, color elegante, suavidad al tacto y salubridad.

Desde tiempos remotos, los coreanos criaron los gusanos de seda para sacar los hilos y tejer con estos la seda, que fue ampliamente conocida hasta en los países vecinos.

La producción de seda cobró un vertiginoso desarrollo después de la liberación nacional (15 de agosto de 1945) gracias a la sabia dirección del Presidente Kim Il Sung.

Las sedas más predilectas por el pueblo coreano son satén, seda policroma, seda de colores, gasa de seda, fular, etc.

El satén, típica seda de alta calidad del país, se caracteriza por el color suave y la textura simple y generalmente se utiliza para revestir el acolchado y confeccionar la frazada y la ropa de invierno.

La seda policroma hacha con hilos de seda y otros de varios colores da una sensación de ver un bordado en el fondo de la tela.

La seda de colores es tejida con hilos de cinco o siete colores, que desde el tiempo remoto se llamaba como tela del arco iris.

La gasa de seda, que tiene rayas claras, es porosa y leve y constituye una variedad de seda tradicional de Corea.

El fular, seda de colores y estampados variados, se utiliza ampliamente para confeccionar chima y jogori de las mujeres para cuatro estaciones por no arrugarse y ser blando al tacto.

En junio de 43 de la era Juche (1954), el Presidente observó las sedas producidas en la Fábrica Textil de Seda de Nyongbyon, y dio los nombres de “Yaksandan” y “Kuryongdan” a la seda con dibujos de azalea y la otra con el estampado suave como la corriente del río Kuryong, respectivamente, añadiendo que en Nyongbyon existe el famoso Yaksandongdae y en el monte Yak abundan azaleas.

Además, en la seda del país existen el crespón de seda fina y otros crespones, la seda de trama simple, la byonju, la rungnaju, la tela con dibujos de reja, etc.

En uso de máquinas automáticas y modernas destinadas a producir las fibras de seda y confeccionar con ellas, se producen de manera cuantitativa y cualitativa Las telas de seda producidas en las hilanderías y fábricas de tejidos de seda dotadas de máquinas de hilar automáticas y telares modernos se utilizan ampliamente para producir distintas ropas, sobrecamas, edredones, etc.