Con ingeniosas estrategias y tácticas

Durante la Lucha Armada Antijaponesa, el General Kim Il Sung venció a los agresores japoneses en los combates, valiéndose de destacada estrategia militar, táctica guerrillera y originales métodos de combate.

En febrero de 26 de la era Juche (1937), él se dirigió hacia Xiagangqu del distrito Changbai al mando del grueso del Ejército Revolucionario Popular de Corea.

El objetivo consistía en desperdigar las fuerzas “punitivas” enemigas, causándoles confusiones y luego frustrar decisivamente la “gran operación punitiva invernal” del enemigo.

Una vez llegado al contorno de Yaofangzi, el General ordenó acampar a la unidad y envió a un grupo de exploradores a Taoquanli que distaba unos 12 kilómetros.

Los exploradores que regresaron a la unidad le informaron que una tropa del “ejército Jingan” japonés pasaría por Taoquanli esa noche y que para llegar a Taoquanli tenía que seguir un largo sendero cubierto de abedules, zarzas, juncos y henos.

El General propuso aniquilar a los enemigos arrastrándolos por entre zarzales y detalló la misión de combate al jefe de la unidad.

Este emboscó a dos grupos en ambos lados del valle y envió a otro para seducir a los enemigos.

Este grupo se escondió cerca de la carretera que conducía a Taoquanli. Cuando apareció la tropa enemiga, disparó repentinamente sobre la primera fila y se retiró rápidamente a una meseta cubierta de zarzas donde estaban los emboscados.

Los enemigos lo persiguieron, pero apenas avanzaron en la espesura y fueron dispersados. En ese momento, los emboscados abrieron fuego contra ellos. En este combate, centenares de efectivos japoneses quedaron fuera de combate por la táctica del General.

Empezó a anochecer y los sobrevivientes huyeron a Taoquanli dejando a numerosos heridos y muertos en el campo de combate.

La organización clandestina de Taoquanli informó al General que la tropa japonesa se apresuraba a volver a su cuartel esa noche.

El General le dio la orden de hacer todo lo posible para dilatar la preparación de cena de la tropa enemiga.

Esta partió de la aldea en la avanzada noche.

La unidad del ERPC se emboscó a ambos lados de la carretera frente a Taoquanli y aniquiló completamente a la tropa japonesa.

El imperio japonés, con la intención de exterminar a la guerrilla antijaponesa, movilizó sus enormes fuerzas “punitivas” y aplicó todos los métodos de guerra como la “táctica del peinado” y la “operación de exterminio mediante el cerco”, pero, sufrió derrotas ante el poderío del Ejército Revolucionario Popular de Corea.

La brillante victoria en la Lucha Armada Antijaponesa que deparó la liberación de la patria (15 de agosto de 1945), es el fruto de la destacada estrategia y arte de mando del General Kim Il Sung.