La victoria de Corea en la guerra contra Japón.

El 15 de agosto es un día de especial importancia en la historia de Corea. El 15 de agosto de 1945 finalizó la ocupación militar japonesa de Corea, lo que supuso su liberación. En otras palabras, fue el día en que el Ejército Revolucionario Popular de Corea obtuvo la victoria en la guerra contra los imperialistas japoneses.
Entonces, ¿cuál es la razón de esta victoria?

La primera razón es la superioridad ideológica y mental del ERPC y su hábil estrategia y táctica.

Cuando lanzó la lucha armada antijaponesa bajo la bandera de la Idea Juche, el General Kim Il Sung, comandante del ERPC, creía que la superioridad ideológica y mental del ejército sería decisiva para la victoria o la derrota en la guerra. Desde los primeros días de la guerra prestó una atención primordial a hacer de su ejército un grupo de personas fuertes en la ideología y la fe, y lo condujo a dar el máximo en el temple heroico en la sagrada guerra de liberación nacional.

La lucha armada antijaponesa produjo muchos ejemplos que ilustran la fortaleza ideológica y religiosa de los soldados del ERPC. Uno de ellos bloqueó un fortín enemigo con su propio cuerpo para abrir el camino a su unidad para cargar, y otro se cortó la lengua en medio de la tortura del enemigo para mantener sus principios revolucionarios. También hubo una combatiente que, aunque privada de sus ojos por la tortura del enemigo, gritó «¡Puedo ver la victoria en la revolución!» justo antes de su ejecución.

El General Kim Il Sung puso gran empeño en fortalecer el ERPC hasta convertirlo en un ejército superior en cuanto a estrategia y táctica.

Durante la lucha armada antijaponesa creó una variedad de tácticas de guerrilla: operaciones de hostigamiento detrás de las líneas enemigas, táctica de provocar en el este y atacar en el oeste, «táctica del telescopio» de inducir a las unidades enemigas a luchar entre sí, concentración y dispersión de fuerzas, ataque concentrado de una gran unidad y ataque por sorpresa de pequeñas unidades, maniobra rápida, táctica de seducción y emboscada y táctica de circuito.

El enemigo se quejaba de que las sutiles tácticas de la guerrilla coreana no aparecían en ninguna parte de los libros de arte o táctica militar de su ejército.

La segunda razón es la unidad entre la guerrilla y el pueblo y el espíritu de autosuficiencia.

Kim Il Sung definió el lema «Como el pez no puede vivir sin el agua, la guerrilla no puede vivir sin el pueblo» como modo de existencia y principio de actividades del ejército guerrillero. Cuando su ejército llegaba a una aldea, siempre compartía con los aldeanos sudor y amargura, diciendo que él también era un hijo del pueblo, a veces cortando leña y otras veces buscando agua para los aldeanos.

Todos los oficiales y hombres del ERPC asociaban el valor de su existencia con el pueblo.
El rasgo de la unidad entre el ejército y el pueblo fue un factor que permitió a los guerrilleros coreanos salir victoriosos en la lucha, incluso sin ningún apoyo del exterior.

El Comandante Kim Il Sung alentó a sus hombres a resolver por sí mismos todos los problemas que surgieran en la guerra de guerrillas, defendiendo la consigna de realizar la revolución coreana con sus propios esfuerzos. Los guerrilleros coreanos repararon armas de diversos tipos y fabricaron por sí mismos la bomba Yongil y los cañones de madera en los arsenales del bosque. El espíritu de autosuficiencia inauguró una nueva era de crear algo de la nada en la historia de la lucha del pueblo coreano por la independencia nacional y constituyó un importante factor espiritual para lograr la gran causa de la victoria en su guerra contra Japón.

La hazaña de Kim Il Sung de derrotar al formidable imperialismo japonés en arduas condiciones en una sangrienta guerra de guerrillas que duró 15 años y lograr la causa de la liberación nacional de Corea brillará para siempre en la historia.