Provocación militar extremadamente arriesgada.

Los regímenes de EE.UU. y Corea del Sur van a realizar a gran escala el ejercicio bélico Ulchi Freedom Shield, dirigido a la RPDC.

Se trata de una provocación clara y un desafío intolerable a la nación coreana deseosa de paz y estabilidad de la Península Coreana.

Un ejercicio militar conjunto realizado por los maníacos de la guerra de EE.UU. y Corea del Sur es una revelación directa de su política hostil hacia la RPDC.

Ulchi Freedom Shield es un ejercicio de guerra de prueba contra la RPDC según su nuevo plan de operaciones.

En el ejercicio participan las tropas de EE.UU. en Corea del Sur, los grupos de mando del Comando del Pacífico con sede en Hawai, todas las fuerzas que se lanzarán en caso de emergencia en la Península de Corea, los comandos combinados de EE.UU. y Europa, las fuerzas de Japón e incluso la OTAN.

EE.UU. envió dos veces grupos de ataque de portaaviones de propulsión nuclear a las aguas de Corea del Sur y desplegó varios tipos de medios de ataque nuclear, como portaaviones de propulsión nuclear, bombarderos estratégicos B-1B y B-52 y cazas furtivos F-22 Raptor y F-35 en Corea del Sur y sus alrededores.

La declaración abierta de EE.UU. sobre el despliegue de medios nucleares de guerra y sus grupos de ataque demuestra la puesta en práctica de su medida agresiva contra la RPDC.

La situación de la península coreana se acerca a una guerra debido a la política de confrontación más atroz contra los compatriotas y al acto traicionero del régimen de Yoon, incomparable con los regímenes conservadores del pasado.

Ha vuelto a definir a la RPDC y a su ejército como el «enemigo principal«. Ha hecho esfuerzos frenéticos para desarrollar la industria de armamento y municiones, abogando por la «paz a través de la fuerza» y la «seguridad a través de la fuerza«. Ha introducido en Corea del Sur el material estratégico nuclear estadounidense y ha realizado ejercicios militares conjuntos bajo diversos nombres en clave.

En el pasado, las fuerzas belicosas de EE.UU. y Corea del Sur realizaron todos los ejercicios militares bajo el velo «anual» y «defensivo«. Sin embargo, declararon abiertamente que las maniobras bélicas tienen como objetivo la «eliminación del liderazgo norcoreano» y el «derrocamiento del sistema norcoreano«.

Las maniobras militares conjuntas de EE.UU. y Corea del Sur son las maniobras de guerra nuclear de mayor envergadura, intensidad y temeridad del mundo.

Nadie puede garantizar que las maniobras no desemboquen en una guerra nuclear total.

Los surcoreanos están acelerando una enérgica acción contra las irreflexivas maniobras militares norcoreanas de EE.UU. y la camarilla de Yoon.