Metalistería, patrimonio cultural inmaterial de Corea

La metalistería es un arte de trabajar los metales para obtener objetos artísticos, decorativos y utilitarios.

Corea tiene una larga historia del labrado de los metales.

Ya en la Edad de Bronce, los coreanos fabricaron muchos productos metálicos refinados de manera plástica.

Al principio incrustaron en los utensilios y artículos de vida los diseños ornamentales y dibujos que reflejaban los gustos y aspiraciones de las personas.

Las dagas de latón y espejos de bronce, reliquias del tiempo antiguo descubiertos en varios lugares del país, muestran la primitiva técnica de labrado de metales.

Espejo de rayas finas y tetera de cobre dorado con dibujos de animales que existieron en el período de Corea Antigua (principios del siglo XX a.n.e.-108 a.n.e.), adornos esculpidos de cobre dorado, corona y pendientes de oro en el de Coguryo (277 a.n.e.-668 d.n.e.), espejo de bronce en el de Coryo (918-1392) y accesorios de vestir en el de la Dinastía Feudal de Joson (1392-1910), testimonian la larga y rica tradición de metalistería en Corea.

Hoy en día este arte se desarrolla en una fase superior.

Se introducen los avanzados métodos como el de fundición de precisión y el de moldeado explosivo para fabricar finos y precisos artículos metálicos.

Especialmente, los artículos de vida y accesorios decorativos hechos con plata formaron una parte principal de la metalistería y se utilizaron ampliamente por los antepasados durante largo tiempo, y esta tradición continúa hasta la fecha.

Entre ellos figuran copas, cucharas, palillos, platos, teteras, bandejas, así como decoraciones de armas.

Los ornamentos personales hechos de plata como anillos y espadín con vaina son caracterizados por su gran variedad y tienen el valor como objetos preciosos.

Desde antigüedad existió una costumbre de transferir anillo de plata a la hija que se casa y espadín con vaina o alhaja de plata a los recién nacidos. Hoy en la Casa de Maternidad de Pyongyang obsequian anillo de oro o espadín con vaina de plata a los trillizos.

En noviembre del año pasado, la metalistería fue registrada como uno de los patrimonios culturales inmateriales del Estado.