50 mil ríes que contribuyeron a la victoria en la guerra

El trayecto que el Presidente Kim Il Sung recorrió durante la Guerra de Liberación de la Patria (junio de 1950-julio de 1953) llega a más de 50 mil ríes.

El estuvo en sus intensos viajes por campos de batalla y primeras líneas del frente para conducir la guerra a la victoria .

El 8 de agosto de 39 de la era Juche (1950), un poco más de un mes después del estallido de la guerra, el Presidente partió por tercera vez hacia el Cuartel General del Frente situado en Seúl para acercar aún más el mando de la Comandancia Suprema sobre el frente y dirigir personalmente la operación.

Pasando por Hwangju, Sariwon, Sohung, Phyongsan, Kumchon, Kaesong y Munsan, llegó a las 3 de la madrugada del día siguiente al cuartel general de Seúl localizado en el “Capitolio”, ex sede central del gobierno títere. Se reunió con oficiales de la comandancia del frente del Ejército Popular de Corea y les señaló varias tareas tales como mejorar la situación del frente y estabilizar la vida de los pobladores de Seúl.

Tras haber dirigido una reunión del mando de operaciones en ese lugar, fue a Kwangju pasando por Suanbo donde se hallaba la comandancia del frente.

Nadie había imaginado que el Presidente viniera a este lugar liberado, pero donde se hacían más intensas las maniobras enemigas.

Al ver al Presidente que viajaba en medio de incesantes bombardeos enemigos, sus acompañantes le pidieron varias veces que dejara de seguir el camino tan peligroso.

Si nosotros vamos al frente y alentamos a los oficiales y soldados pese a que reine el peligro, se anticipará el día de la victoria de la guerra, dijo y apresuró el paso.

Una vez en Kwangju, diciendo que vino aquí para tomar las medidas para activar la defensa de las costas occidentales y sureñas frente a la futura situación del frente, señaló las importantes orientaciones estratégicas y la tarea de mejorar la vida de los pobladores arruinados por la contienda.

Y después de comer bolas de arroz a la orilla del arroyo Kwangju, llamó a los comandantes para analizar la situación del frente.

En virtud de los viajes al frente que el Presidente Kim Il Sung realizó expuesto al peligro, se crearon originales métodos de combate y los soldados del Ejército Popular pudieron luchar con la firme fe y la valentía sin par para anticipar el día de la victoria de la guerra.