Internacionalista modelo

El compañero Kim Il Sung es auténtico internacionalista proletario y comunista modelo que defendió a riesgo de su vida y con las armas a la Unión Soviética de la agresión imperialista en el oriente.”

Esta es una frase del discurso de Stalin pronunciado en el banquete ofrecido en honor de Kim Il Sung (1912-1994) que en 1949 al mando de una delegación gubernamental de la República Popular Democrática de Corea, estaba de oficial visita de amistad en la antigua Unión Soviética.

Retrospectivamente, Kim Il Sung aun cuando con miras a liberar el país de la ocupación militar de Japón libraba la ardua Lucha Armada Antijaponesa sin contar con la ayuda del ejército regular ni con la retaguardia estatal, defendió con armas a la Unión Soviética, primer país socialista en el mundo. Cada vez que el imperialismo nipón perpetraba provocaciones armadas contra el país europeo como el “incidente de Hassan” de 1938 y el “incidente de Jaljingol” de 1939, sosteniendo en alto la consigna “¡Defendamos por las armas a la Unión Soviética!” orientaron a las unidades del Ejército Revolucionario Popular de Corea a que lo golpearan duramente por detrás al ejército japonés para causarle gran pérdida de los efectivos y equipos bélicos y darle al traste con el acarreo de los materiales bélicos, contribuyendo grandemente a que el ejército soviético saliera victorioso.

En aquel tiempo Kim Il Sung ayudó activamente también a los revolucionarios chinos que libraban la lucha antijaponesa.

Chen Lei, uno de los miembros de mando de las Fuerzas Aliadas Antijaponesas del Noreste de China, en sus memorias escribió:

Como es conocido por todo el mundo, la abnegación del compañero Kim Il Sung para la revolución y el pueblo chino que hizo durante la revolución antijaponesa, fue, de veras, la sinceridad por la que todos nosotros debemos agradecerle cien veces. El Presidente Kim Il Sung, aun librando con osadía la lucha armada contra el imperialismo japonés y para rescatar el país arrebatado, entabló profundas relaciones con los destacados generales de las Fuerzas Aliadas Antijaponesas del Noreste e hizo exhaustivos esfuerzos para la revolución china. Ofreció sin vacilación y exhaustivamente bien a los comandantes y guerreros capacitados por él mismo, o bien pasando dificultades, municiones, uniformes militares y otros materiales.”

Kim Il Sung, aun después de liberar el país, ayudó en alma y lo material a los revolucionarios chinos en el combate contra el Kuomintang de Chiang Kai-shek, haciendo una contribución decisiva a la que ellos mitigaran la crisis creada en el noreste del país.

Mao Zedong, ex-presidente chino, dijo que cada vez que su país pasaba dificultades, los compañeros coreanos les prestaron ayuda. Zhu De, ex-comandante en jefe del Ejército de Liberación Popular de China, precisó: “La amistad como ésta es la excelente, ejemplar, y la posteridad tendrá bien presente la amistad entablada a costa de la sangre.”

Kim Il Sung, después de la Guerra de Corea (1950-1953), cuando el pueblo coreano, enfrentado con Estados Unidos, caudillo del imperialismo mundial, construía el socialismo, dispuso ayudar activamente a los países y pueblos en la lucha contra el imperialismo y por la independencia.

A comienzo de la década de 1960 cuando el imperialismo norteamericano, con miras a estrangular la revolución cubana en su cuna, dio origen a la “Crisis del Caribe”. El pueblo coreano manifestó pleno apoyo y solidaridad con el pueblo cubano y lo ayudó cuanto podía. En acato a su propósito, los miembros de la embajada coreana de aquel tiempo acreditados en Cuba y los estudiantes coreanos se dispusieron a combatir al lado de los aborígenes contra los yanquis.

En agosto de 1964 cuando ocurrió el “incidente del golfo de Tonkín” Kim Il Sung dispuso ayudar por todos los medios al pueblo vietnamita en la guerra contra la agresión del imperialismo norteamericano. Hizo enviar los aviadores del Ejército Popular de Corea al frente de Vietnam y también varios millones de uniformes militares y otros materiales. El Presidente Kim Il Sung nos ayuda sinceramente a nosotros, los vietnamitas. Es redentor y mi hermano carnal, dijo Ho Chi Minh, ex presidente vietnamita.

No solo Vietnam sino también Camboya y Laos que lucharon contra la agresión del imperialismo norteamericano, Egipto, Siria y otros países árabes que combatieron al sionismo son beneficiados con noble benevolencia de Kim Il Sung.

Además, Kim Il Sung enseñó a los pueblos de los países africanos como Angola, Mozambique, Zimbabwe y Namibia que luchaban por la liberación nacional el camino a seguir, las vías para lograrla y les dio posible ayuda, logrando que en África denominada “El continente del obscurantismo” se abriera una nueva era de la emancipación y la independencia. Sam Nujoma, primer presidente de Namibia expresó que la independencia de Namibia es gracias al Presidente Kim Il Sung, y el compañero Presidente es gran maestro de la revolución de Namibia. El gran héroe, compañero Kim Il Sung, dijo: “Samora Moises Machel, ex presidente de Mozambique, nos enseñó el camino por seguir y nos pudimos liberar del yugo del esclavismo, acoger la liberación, y le agradecemos el reflejo hasta del alma de nuestros antecesores.”

Ya transcurrieron 20 años desde el deceso del presidente Kim Il Sung, pero él, como sublime prototipo del internacionalismo, siempre vive en el corazón de los pueblos progresistas del mundo.

Esta entrada fue publicada en Lectura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s