9 de mayo: aniversario de la elección del Estimado Mariscal como Presidente del PTC

Con motivo del primer aniversario de la elección del Camarada Mariscal, Su Excelencia Kim Jong Un, como Presidente del Partido del Trabajo de Corea (9 de mayo de 105), el Grupo de Estudio de la Idea Juche (GEIJ) de Madrid ha preparado el siguiente documento, una serie de hermosas anécdotas del Comandante Supremo extraídas de la web Naenara.

Anécdotas del Mariscal Kim Jong Un

Con sentimiento materno

En septiembre de 2013, el estimado Mariscal Kim Jong Un visitó las viviendas de los educadores de la Universidad Kim Il Sung, que estaban en la fase de inauguración.

Llegó al apartamento número uno del tercer piso de la entrada No.2.

Echó la mirada a ambas paredes como para buscar algo, indicó la pared derecha del corredor que conduce a la antesala y dijo colgar allí el espejo. Luego señaló que el armario de calzado estaba un poco lejos de la entrada. Al ver en la antesala la gran mesa para el TV, dijo que debían enviar el televisor de cristal líquido de gran tamaño apropiado a la mesa, y amueblar bien.

Añadió que no debían escatimar nada para los profesores e investigadores de la Universidad y recorrió el escritorio, las habitaciones, el cuarto de aseo, etc.

Al salir afuera, vio de nuevo el aspecto exterior del edificio revestido de azulejos de color y cristal de dureza, y expresó satisfacción: Es mejor entre las viviendas construidas hasta la fecha. El diseño es digno de ser modelo. De veras es intachable.

Subrayó que debían apreciar a los científicos dado que la época actual era la de economía del conocimiento y la de competición de cerebros.

Sistema de estudio para todo el pueblo

Un día de junio de 2013, el Mariscal Kim Jong Un visitó la Fábrica de Condimentos de Pyongyang, ocasión en que pasó por la sala de lección remota.

Allí se encontraba el director de la escuela de enseñanza a distancia del Instituto Universitario Politécnico Kim Chaek quien perfeccionó el sistema audivisual de preguntas y respuestas y del debate académico a tiempo real.

Cuando el director de la fábrica se lo presentó, el Mariscal dijo que le encantaba mucho conocerlo y esbozó una amplia sonrisa.

El aludido le explicó que en esa sala los empleados de la fábrica, luego de finalizar la jornada, recibían la lección que impartían en el Instituto Universitario Politécnico Kim Chaek mediante los ordenadores y terminaban por cursar sus estudios, preguntando algo difícil de entender y sometiéndose a exámenes por medio del sistema audivisual.

El Mariscal, al informarse de que la Página Web “Risang” del sistema de enseñanza a distancia permite averiguar concretamente el estado de estudio de cada uno de los estudiantes como la asistencia a la lección y al examen y la comprensión del contenido de la lección, y darlo a conocer por categoría, dijo que habían elaborado muy bien el programa de administración docente y añadió que deberían denominar ese tipo de enseñanza como sistema de estudio para todo el pueblo. Subrayó que debían unir estrechamente la ciencia y técnica con la producción acercando la enseñanza al lugar de trabajo y que todos, para ser dignos miembros de un Estado socialista civilizado, debían poseer conocimientos correspondientes a ese Estado estudiando con afán.

Después de más de 10 días desde entonces, el Mariscal indicó que en la época actual, la de ciencias y técnica debían enarbolar la consigna de convertir a todo el pueblo en talentos científicos y técnicos.

Noble amor

Un día del verano canicular el Mariscal Kim Jong Un visitó la “compañía de caquis” conocida ampliamente en todo el país a lo largo de la historia del Songun (prioridad de los asuntos militares) del Partido del Trabajo de Corea.

En la ocasión él hizo un recorrido por varios puntos de la compañía asociada con las sempiternas hazañas de los Generalísimos Kim Il Sung y Kim Jong Il, cuando dijo a sus acompañantes: Me causa gran emoción oír solo el nombre de “compañía de caquis”, una compañía registrada con el amor del Dirigente Kim Jong Il hacia los soldados en la historia de la dirección revolucionaria del Songun, y por tanto es conocida en todo el país.

El afecto y solicitudes del Mariscal se podían sentir en cualesquier sitios de esta unidad por los que él pasaba.

Antes de partir, Kim Jong Un, leyendo en el alma de las militares que no querían despedirse de él, se fotografió con cada una de ellas.

Era un hecho emocionante, pues el mandatario estuvo un buen rato junto a las soldados rasas, aunque muy atareado con los importantes asuntos del Estado.

Tenemos a numerosos compañeros de armas y camaradas

Un día de enero de 2012 el compañero Kim Jong Un dijo a los funcionarios: Tenemos al ejército revolucionario y el mejor pueblo a que el General Kim Jong Il dirigió atendiéndolos con infinito amor y solicitud; no solo ustedes que han venido trabajando durante largo tiempo junto con el General son mis compañeros de armas y camaradas, sino también lo son todos los militares y civiles; en este sentido tenemos a numerosos compañeros de armas y camaradas.

Esto significa, continuó él, que el dirigente, Partido, ejército y pueblo están aglomerados basándose en la solidaridad con que los combatientes comparten la vida y el riesgo de la muerte en la misma trinchera y en la camaradería consistente en consagrar todo lo suyo en aras de otro. Y agregó que lo era posible solo en nuestro país que logró la unidad monolítica entre el líder, el Partido y el pueblo.

Unos días después, o sea el 16 de enero, Kim Jong Un expuso que en la actualidad el ejército y pueblo coreanos estaban unidos compactamente en torno al Partido manteniendo sus lazos camaraderiles con su dirigente. Subrayó la necesidad de llevar a feliz término a través del compañerismo la causa revolucionaria del Juche, la del Songun, iniciada y laureada de victorias a base del mismo.

En la sala de ejercicios

El estimado Mariscal Kim Jong Un, que hizo la segunda visita al Jardín infantil Kyongsang, recorrió la sala de ejercicios, cuando los niños se divertían tirando balones en la canasta, o imitando ejercicios de halterofilia.

Miró un buen rato a los niños lanzar balones a la canasta, plantó a uno de ellos en la línea de tiro largo para que lanzara el balón desde allí. El niño lo tiró varias veces, pero no logró meterlo en la cesta.

El Mariscal le dio palmadistas suaves en las mejillas como para animarlo y le enseñó el método de lanzamiento.

Después dirigió la mirada a los niños que jugaban a “halterofilia”. Uno de ellos, robusto como verdadero pesista, levantó con “mucho esfuerzo” el halterajuguete. El Mariscal soltó carcajadas y dijo que todos se parecían a hércules pequeños.

Por último miró a los niños jugar a boxeo y en tobogán, y se dignó fotografiarse con ellos.

La torreta de vigilancia y el puesto de tratamiento médico

Fue cuando la construcción del Complejo de Piscinas Recreativas de Rungna estaba en su apogeo.

El Mariscal Kim Jong Un dirigió sobre el terreno la construcción. Subió a lo alto del tobogán aún no acabado y dijo aumentar trampolines de salto y piscinas y preparar el arenal para voleibol, el campo de baloncesto y voleibol. Recorriendo el lugar de construcción cubierto de polvo, se refirió a su proyecto mostrándolo con dibujo y enseñó instalar en el tobogán el dispositivo sensorial de luz para evitar el choque de las personas que se deslizan.

Con posterioridad visitó de nuevo el Complejo en última fase de construcción. Observó las anchas piscinas recreativas, toboganes, la torre de saltos, la cabina para cambiarse de ropa, el arenal de voleibol, la cancha de baloncesto, césped artificial… Un rato después indicó instalar la torreta de vigilancia y el puesto de socorro para tomar inmediata medida en caso necesario.

Así fue como aparecieron los establecimientos de socorro.

Hora más preciosa

Un día frío de enero de 2012, el Mariscal Kim Jong Un visitó una subunidad del Ejército Popular. Expresó satisfacción de que los soldados se preparan para cumplir de modo independiente y activo las tareas asignadas y enseñó que los oficiales deben prestar gran atención a su vida.

Al entrar en la sala de educación se sentó en la silla de madera y escuchó hasta el fin el dúo del jefe y el instructor político de la compañía y los elogió por haber cantado bien.

En el dormitorio vio el termómetro para conocer la temperatura, desplegó una frazada para ver la calidad y mostró satisfacción al conocer que la manta blanda y muy abrigadora les gusta a los soldados. En el cuarto de aseo vio el vapor que subía del baño, preguntó por la manera de calentar el agua y recomendó que el jefe y el instructor político de la compañía unieran la fuerza para atender bien la vida de los soldados.

Entre tanto pasó mucho tiempo, y los funcionarios acompañantes se le comunicaron.

El Comandante Supremo les dijo que el tiempo que pasa entre los soldados es hora más preciosa y no se debe escatimarlo. Luego recorrió el comedor, el depósito de soya y otras instalaciones de intendencia. En el comedor se interesó por el mantenimiento de la temperatura y en la cocina tomó una tras otra las manos de los cocineros. Al ver en el trinchero la carne de pato recordó que el Dirigente Kim Jong Il en su vida se refirió a menudo a la planta de patos de esta unidad y subrayó la necesidad de normalizar la producción de la carne.

Así transcurrió el tiempo más precioso para él.

Cálido amor

Fue un día cuando el Mariscal Kim Jong Un inspeccionó por segunda vez la unidad de defensa en la isla Jangjae, un punto más candente al extremo sureño del frente suroeste.

Después de recorrer los cuarteles y sala de educación, pasó por la casa del oficial Jong Kum Chol para ofrecer regalos de cumpleaños a su hijo Jong Hang Myong diciendo que ya había conocido que ayer fue el primer aniversario del niño.

En instante, el matrimonio de Jong Kum Chol y los oficiales de la unidad se quedaron asombrados.

(¿Cómo el Mariscal Kim Jong Un sabe hasta el cumpleaños de Hang Myong?)

Según fue conocido más tarde, el Mariscal en su primera inspección a la isla se encontró con él, ocasión en que preguntó por la fecha de su nacimiento y la tenía guardada en la memoria.

De veras es cosa inimaginable que el mandatario de un país, pese a su apretado programa de actividades, le diera regalos por cumpleaños a un niño con que se encontró una vez.

Por eso, los militares de la unidad de defensa y sus familiares no pudieron contener una gran emoción agradeciéndole mucho desde dentro.

Se debe tratar de corazón a la gente

Fue cuando la IV Conferencia de Secretarios de Célula del Partido del Trabajo de Corea celebrada en presencia del Mariscal Kim Jong Un.

Dando las valiosas sugerencias para elevar decisivamente la función y el papel de las células conforme a las exigencias del Partido y de la revolución en desarrollo, el Mariscal acentuó que lo principal en el trabajo de los secretarios de célula es mover a la gente mediante una eficiente labor política con carácter inductivo y para ello debían tratarla cual si fuera una madre que pone todo su cuidado y atención en sus hijos.

Al escuchar su discurso, los participantes tomaron un firme juramento de llevar una misma vida que el pueblo compenetrándose profundamente en él y ser genuinos servidores fieles a él.

Desafiando mal tiempo

Un día lluvioso de julio del año pasado, el camarada Kim Jong Un dirigió sobre el terreno la construcción del hospital pediátrico Okryu y el hospital estomatológico Ryugyong.

La lluvia humedeció su ropa, y los zapatos se mancharon de tierra.

No obstante se mostró contento por el surgimiento de nuevas instituciones para el bienestar del pueblo.

La visita directiva duró mucho tiempo.

El Dirigente subrayó que nuestro Partido ha decidido construir ambos hospitales como magníficos sanatorios de perfección insuperable para el pueblo.

Anécdotas de Panmunjom

Panmunjom es un lugar histórico en que los agresores norteamericanos, derrotados en la Guerra Coreana (1950-1953), firmaron el acuerdo de armisticio.

Fotografía de recuerdo

En marzo de hace dos años el camarada Kim Jong Un visitó en pleno día Panmunjom. En aquel entonces la situación del país fue muy crítica debido a las maniobras agresivas que los enemigos intensificaron más hablando del “caso de emergencia” y el “cambio del sistema” cuando el pueblo coreano derramaba lágrimas de sangre por el fallecimiento inesperado del Dirigente Kim Jong Il.

El Mariscal Kim Jong Un se encaminó a la lápida en que se transcribió el autógrafo del Presidente Kim Il Sung. Parado delante del monumento dijo que sentía un ardor en la garganta al recordar la vida del Presidente que se dedicó por entero a la gran empresa de reunificar el país. El Dirigente Kim Jong Il –siguió- hizo erigir esta lápida en Panmunjom a fin de transmitir a la posteridad el sublime propósito patriótico del Líder paternal que se empeñó mucho por la reintegración nacional hasta el último momento de la vida.

Luego propuso a los funcionarios acompañantes hacerse una foto delante de la lápida con firma del gran Líder en el sentido de reafirmar la decisión de realizar a toda costa el deseo vital de los líderes precedentes.

Luego, desde el balcón que distaba apenas decenas de metros de la Línea de Demarcación Militar, miró con binóculo el territorio surcoreano.

Aquel día subrayó la necesidad de mantener en buen estado el local de las conversaciones del armisticio, el edificio donde se firmó el acuerdo de tregua, los cuales constituyen testimonios de la victoria del pueblo coreano en la guerra contra la agresión de las fuerzas aliadas imperialistas, así como el pabellón de Phanmun y el pabellón Thong-il, para mostrarlos a las generaciones venideras que vivirán en la patria reunificada.

En beneficio de los científicos

Un día de mediados de enero de 2014 el Mariscal Kim Jong Un llamó por la tarde a un funcionario del sector científico y docente para abordar el tema sobre la construcción de un reparto para científicos.

El día siguiente el mandatario realizó una visita de trabajo a la Academia Estatal de Ciencias. Por la mañana recorrió varios sitios de esta institución científica, ocasión en que dio valiosas sugerencias para el desarrollo científico del país. Y pasó horas de la tarde en el lago Yonphung donde se construiría una casa de reposo para científicos.

Al verlo se le ocurrió a un funcionario de la Academia una idea de escribir un artículo sobre el afecto que el Mariscal profesaba a los científicos. Otro que lo conocía más que nadie reveló a éste tal pensamiento y agregó que el título de la obra sería “Un día y medio dedicado en beneficio de los científicos”.

El Mariscal dirigió su mirada afectuosa hacia esa persona y dijo sonriendo que él mismo pensaba en los científicos no en un día y medio sino durante todo el año.

Al oírlo los funcionarios quedaron conmovidos.

Artículo de primera necesidad

En julio de 2012 el Mariscal Kim Jong Un visitó la fábrica de calcetines de Pyongyang.

Se dirigió primero al taller de calcetines del hombre, recién reconstruido. Recorrió con la vista las máquinas que tejían calcetines de diversos colores, dibujos y formas según el mando de la computadora, cogió un artículo de la caja de productos de al lado de una máquina y examinó la calidad alargándolo a ambos lados.

Luego se trasladó al puesto de acabamiento y enseñó que deben desarrollar y renovar sin cesar los dibujos de marcas conforme al gusto del pueblo, la demanda de la época y la tendencia mundial.

Se encontró con los investigadores que desarrollaron la máquina de embalaje automático de calcetines y los elogió por sus éxitos investigativos.

En el taller de calcetines de la mujer, vio productos de diversos colores y dijo prestar la atención profunda a adecuar sus colores al gusto de las mujeres y la tendencia actual, se interesó por el cumplimiento del plan de producción del año pasado. Luego preguntó cómo consideran los calcetines en la industria de confecciones de ropas.

Ningún funcionario se atrevió a responderle. El Dirigente les dijo que el calcetín es un artículo de primera necesidad.

Hasta aquel entonces los funcionarios lo juzgaron como uno de objetos de consumo masivo.

El Mariscal que lo definió como mercancía de primera necesidad, subrayó la necesidad de desarrollar su producción, para que sus colores y dibujos no se queden a la zaga de la demanda de la época, y organizar el concurso para elegir excelentes diseños de calcetines. Quería satisfacer la creciente demanda del pueblo en la vida material y cultural.

Aquel día enseñó modernizar los procesos de producción, elevar el nivel técnico y de calificación de los trabajadores a fin de resolver el problema de la mano de obra que se presenta con el incremento de la capacidad de producción de la fábrica, asegurar el pleno funcionamiento y el máximo rendimiento de las máquinas mediante su mantenimiento en buen estado.

Sublime amor hacia el futuro

Un día a principio de enero del presente año el Mariscal Kim Jong Un estuvo de visita de trabajo a una instalación refrigeradora de productos marítimos nuevamente construida por una unidad del Ejército Popular de Corea.

En su recorrido por varios puntos del local, dijo que vino para consultar la posibilidad de asegurarles pescados a los hospicios, escuelas primarias y secundarias de huérfanos y asilos de ancianos situados a lo largo del país, y calculó personalmente en su libreta la cantidad necesaria para alimentarles 300 gramos de pescados per cápita al día.

Acto seguido, impartió en el terreno la orden del Comandante Supremo de organizar en el EPC una empresa pesquera encargada especialmente del suministro de pescados a los destinos en cuestión sin omitir ni un solo día del año.

Un mes después, hizo un recorrido por el orfanato y el asilo para niños en Pyongyang para informarse en detalle de las condiciones de crianza y educación y del ambiente de vida, ocasión en que refiriéndose a la necesidad de abastecerles cada día tanto 300 gramos de pescados como caqui seco de alto valor nutritivo expresó su decisión de dar una orden de preparar estos frutos a las unidades del EPC acantonadas en los lugares donde son abundantes árboles de caqui.

Pasados casi 20 días desde entonces, se dirigió a una empresa pesquera en construcción para cerciorarse de la marcha de obra, oportunidad en que expresando gran satisfacción de como si viera una moderna empresa pesquera y un gran banco de peces, apuntó que se quedara emocionado al pensar en nuestros esfuerzos dignos por alimentarles pescados a los queridos niños.

El Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu transmite el amor del Mariscal por el pueblo (1)

No hay que escatimar el fondo

El 24 de marzo del año 101 de la era Juche (2012) el Mariscal Kim Jong Un sostuvo un encuentro con un funcionario, ocasión en que presentando la iniciativa de construir las piscinas de recreación al aire libre y bajo techo en la zona de Munsu, dijo así:

Estoy decidido a levantar en la zona de Munsu un moderno complejo de piscinas de recreación en servicio a la población. Asumiré la formación de las fuerzas de construcción al respecto. Con esa edificación en forma de El Dorado, vamos a ofrecerles a nuestros habitantes una mejor base de servicio público….

Acto seguido, el mandatario fijó su solar y aclaró en detalle las orientaciones y vías para acondicionarlo como un integral y moderno centro de recreación para el pueblo.

De inmediato a su regreso, el funcionario comenzó a elaborar el diseño. Pero, al calcular el fondo necesario, vaciló por su demasiada cantidad.

Al informarse de esto, el mandatario reconoció que la instalación de varios establecimientos como restaurante en las piscinas de recreación en forma de El Dorado requiera una mayor cantidad de dinero, pero, sugirió al funcionario elaborar el proyecto sin preocupación por el fondo aseverando que no haya que escatimar el dinero en aras del pueblo.

Así pues, en cumplimiento del sublimado propósito del Mariscal, se puso a elaborar el diseño para el complejo de piscinas de recreación de talla mundial.

El Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu transmite el amor del Mariscal por el pueblo (2)

En calidad suprema y en nivel mundial

Un día, a principios de abril de 2013, el Mariscal Kim Jong Un examinó un proyecto de formación para el Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu.

Al presentárselo, los funcionarios se enorgullecieron de los toboganes que se iban a instalar en dicho complejo porque su número se correspondía al nivel mundial. Pero sus sentimientos orgullosos no duraron mucho.

El mandatario, observando con atención el proyecto, se refirió a la falta de los toboganes y a la necesidad de instalarlos más.

Los funcionarios se quedaron un poco rato boquiabiertos. También en una piscina extranjera de recreación, que se podía calificar de moderna, estaban instalados a lo sumo cinco u siete toboganes, lo cual venía a ser un norma corriente a escala internacional. En comparación con esto, el número de los toboganes indicado en dicho proyecto era mucho más mayor.

Poco después, el Mariscal, mirando a los acompañantes, prosiguió: También en el caso de instalar más toboganes, no deben ser comunes sino más empinados y de alto nivel. Aquellos aparatos les gustan a nuestros jóvenes sensibles a lo nuevo.

Unos días después, al examinar otro proyecto que reflejó su opinión, se mostró muy satisfecho diciendo que de acabar el complejo de piscinas de recreación de Munsu la población se pondría muy alegre. Así pues, en dicho complejo fueron instalados 14 toboganes.

Luego, en una ocasión de su visita al complejo en construcción, sugirió revisar de nuevo la inclinación de los toboganes y retocar bien sus junturas y tomó nuevas medidas de instalar los mejores toboganes.

El Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu transmite el amor del Mariscal por el pueblo (3)

Los 113 proyectos de formación

Un día, en vísperas del acabado del complejo de piscinas de recreación de Munsu, el Mariscal Kim Jong Un dijo así: Hace unos días que examiné los 109 proyectos de formación para el complejo. Hoy he revisado los otros cuatros y en resumidas cuentas, suman los 113.

Al escuchar sus palabras, los reunidos se quedaron asombrados. También los viejos diseñadores que dedicaron toda su vida entera al sector de diseño elaboraron por primera vez los proyectos tan numerosos para una obra de construcción.

Para examinar los proyectos del complejo, el Mariscal no conoció las avanzadas noches ni las tempranas madrugadas ni los días de descanso ni las fiestas. Aun que los diseñadores le presentaran los proyectos uniendo la inteligencia y el entusiasmo, el mandatario, insatisfecho, les inspiraba nuevas ideas en cada oportunidad.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s