Alboroto de “derechos humanos” de Estados Unidos contra la RPD de Corea

Se trata del alboroto que enturbia la comunidad internacional.

Necesita recurrir a cualquiera manera para resolver el problema de los derechos humanos en Corea del Norte, cacareó Estados Unidos y declaró que prolongaría hasta 2022 la vigencia del “ley de los derechos humanos de Corea del Norte. Además, azuzando a la Unión Europea y Japón, logró que la tercera comisión de la LXXI Sesiones de la Asamblea General de la ONU fabricara la “resolución sobre los derechos humanos” en contra de Corea del Norte.

¿Por qué Estados Unidos arma alboroto de “derechos humanos” contra la RPD de Corea?

Dicho en una palabra, para estrangular a la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea).

Estados Unidos, desde el nacimiento de la RPD de Corea, la consideró como el obstáculo en la realización de su estrategia de tomar el dominio del mundo y para exterminarla, se valió de tantos medios y métodos que podía. Con el objetivo de eliminar a la RPD de Corea que llevaba menos de 2 años de fundada, en su cuna, movilizando a sus 15 países seguidores, Surcorea y Japón, desencadenó la guerra coreana (1950-1953).

Aun después de su derrota en el conflicto, constantemente intimidó en lo militar a Corea del Norte y le aplicó el bloqueo y las sanciones económicas de gran envergadura, infringiendo sin piedad los derechos a la existencia y el desarrollo de su pueblo.

En el nuevo siglo las maquinaciones de supresión del imperio contra la RPD de Corea se agravaron tal que dieran pie a una nueva guerra termonuclear.

Corea socialista, a partir de la lógica de que para preservar la soberanía y la paz de la región no hay otro remedio que enfrentarse al que tiene armas nucleares con los mismos artefactos, optó la posesión de aquellos y frente a la invariable intentona de guerra nuclear de Norteamérica, fortaleció las fuerzas armadas nucleares.

El imperio que en el enfrentamiento con la RPD de Corea que tiene armas nucleares se vio en las condiciones de no evadirse de la vergüenza y la derrota, indigentemente armó un alboroto de “derechos humanos” contra ella.

Pregona que la RPD de Corea consume enorme cantidad de recursos para el desarrollo de las armas nucleares y los cohetes balísticos y que se preocupa por la supuesta “vida poblacional” en una intentona de poner incluso las medidas que ella toma para fortalecer la capacidad de disuasión nuclear en relación con el “problema de derechos humanos”.

Pero, nadie negará que si Corea del Norte no hubiera tenido la capacidad disuasiva nuclear, ya en la Península Coreana hubiese estallado una guerra nuclear que suprimiera despiadadamente el derecho a la existencia del pueblo coreano y que como consecuencia se hubiese desatado la tercera guerra mundial que atentara cruelmente contra la paz y seguridad del mundo.

La ONU y la comunidad internacional se deben reflexionar en el por qué Corea socialista optó la posesión de las armas nucleares y no seguir sin más ni más a Estados Unidos para tildarla sin razón de criminal.

¿Quién atenta verdaderamente contra los derechos humanos?

¿Qué son los derechos humanos? Los derechos humanos a los que nos referimos, son derechos que el hombre, como tal, debe tener debidamente, o sea los a la independencia que el hombre, como ser social, debe tener naturalmente.

Ahora bien, ¿quién es el mayor violador de los derechos humanos al que la comunidad internacional unánimemente debe censurar?

Es Estados Unidos donde bajo la Estatua de la Libertad la capa privilegiada de un 1% explota y oprime a las masas trabajadoras del 99%, todo tipo de bandoleros se señorean la violencia danza y los hombres de raza de color injustamente sufren la muerte.

Este imperio disimula sus defectos, saca a colación la “nota de los derechos humanos” de otros países y bajo el vistoso rótulo de “defensa de los derechos humanos” en varios lugares del mundo perpetra el “antiterrorismo” y la “revolución de colores”.

La comunidad internacional particularmente debe considerar el hecho de que Estados Unidos, desde los años de 1950 le aplicó avieso bloqueo y embargo económicos a la RPD de Corea, para impedir su desarrollo económico, existencia, construcción socialista y mejora de la vida poblacional. Esto le causó a la RPD de Corea hasta 2005, según la estadística, la pérdida humana y material por valor de más de 64.959.854 millones de dólares.

En los últimos tiempos Estados Unidos, con miras a aislar y estrangular a Corea del Norte, introduce en la Península Coreana y sus cercanías los medios estratégicos nucleares e intensifica la presión militar, de un lado y del otro, definió en la “resolución sobre las sanciones” contra la RPD de Corea como “renglones restrictivos” los artículos de primera necesidad e incluso los alimentos ordinarios y juguetes de los niños.

Es que solo por una razón de que ella no acepta su despótica exigencia, sin ningún pretexto ni fundamento le aplica injustas sanciones, intentando quitarles a los coreanos los derechos a alimentarse, vestirse y alojarse.

Esta inmoralidad de Estados Unidos no se limita solo a la RPD de Corea.

La comunidad internacional sabe bien que el imperio, bajo el rótulo de “antiterrorismo” perpetró la guerra contra Afganistán, Iraq y Libia, intervino en Siria, realizó el bárbaro e indiscriminado ataque aéreo contra los civiles, sometió a las personas inocentes encarceladas en las prisiones secretas en el extranjero a las torturas medievales y dio lugar a la migración de refugios de envergadura sin precedentes en la historia.

Pese a ello, Estados Unidos, que en contubernio con la marioneta como el Tribunal Penal Internacional del que se retiran Rusia y los países africanos, por doquier perpetra agresiones y viola los derechos humanos, critica a la RPD de Corea, lo cual es una extremada absurdidad.

La comunidad internacional no debe hacer coro al alboroto de “derechos humanos” de Norteamérica contra la RPD de Corea consistente en tergiversar la realidad de este país en la que las personas, como verdaderas dueñas del Estado y la sociedad, disfrutan en el nivel superior de los auténticos derechos humanos, sino lograr cuanto antes que el imperio, que desentendiéndose de la justicia internacional, empujó al mundo hacia el disenso y el tumulto sangrientos, el terrorismo y la revancha, acuda en el tribunal internacional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Informe, Lectura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s