Símbolo del enfrentamiento RPDC-Estados Unidos—el Pueblo

uss-pueblo-4

Un ex contraalmirante estadounidense dijo que la historia de la fuerza naval norteamericana conocía los 3 días más oprobiosos y uno de estos era el 23 de enero de 1968, día de la captura del Pueblo.

Desde entonces ya pasó casi medio siglo.

Aparición del Pueblo

Estados Unidos que se entregaba al espionaje electrónico contra la desintegrada Unión Soviética, entrando en el año 1963 empezó a realizarlo contra Asia.

Para ello en eso introdujo 16 veces el barco Banner en el mar litoral de Siberia, el Mar Este de Corea y la costa de China.

La nave varias veces fue supervisada por las fragatas de la desaparecida Unión Soviética y China, pero se quedó a salvo.

El imperio, contento de haber realizado con éxito el espionaje electrónico contra otros países durante varios años sin ser repudiado a escala internacional, se propuso emplazar 15 barcos con tal misión en el mundo. Para ello fue transformado en el barco de espionaje el Banner y, de seguida el Pueblo y el Palm Beach.

El Pueblo fue plenamente rearmado y reajustado, partió de Norteamérica y echó anclas el primero de diciembre de 1967 en el puerto de Yokosuka de Japón.

A finales del mismo mes su capitán Lloyd M. Bucher recibió del almirante de la Flota del Pacífico de la fuerza naval estacionada en Japón la tarea especial de cuatro puntos: primero, confirmar las maniobras de la fuerza naval del Ejército Popular de Corea (EPC); segundo, interceptar y registrar todas las señas electrónicas transmitidas por el EPC; tercero, juzgar la reacción de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea) contra el barco espía armado como el Pueblo, y cuarto, explorar todo lo nuevo de interés militar.

Pueblo capturado

Por la mañana del 22 de enero de 1968 el Pueblo llegó al mar de enfrente de Wonsan de Norcorea y emprendió el cumplimiento de la tarea planeada.

El 23, Bucher hizo no izar la bandera nacional en el barco y que a la temprana madrugada entraran a hurtadillas hasta en la profundidad del frente de la isla Ryo. La recolección de las informaciones sobre el puerto de Wonsan y sus cercanías terminó pronto.

Fue a mediodía cuando el capitán y otros tripulantes estaban embargados de alegría de haber cumplido la tarea especial asignada por la CIA.

Un barco de patrulla del EPC descubrió al Pueblo infiltrado en sus aguas jurisdiccionales y le envió señales de aclarar la nacionalidad.

Urgía remediar la situación, pero ya era tarde.

Izad la bandera. Quien ve la ‘bandera de estrellas’ del gran imperio, no se atreverá a tocarnos”, gritó el capitán y se elevó la bandera.

Pero, fue imposible que la bandera sirviera de “pase” en las aguas territoriales de Norcorea.

El barco patrullero del EPC, con un cañonazo, mantuvo a raya al Pueblo que no obedecía al control y capturó al capitán y otros tripulantes sobrevivientes.

Como resultado, aparecieron ante el mundo las ignominiosas imágenes de los norteamericanos con temblantes manos levantadas.

Destino del Pueblo

Apenas que el barco espía armado fue capturado, la administración estadounidense convocó la reunión del Consejo de Seguridad del Estado y adoptó “inmediata contramedida de mano dura”.

Según ella, el grave “atentado contra los derechos internacionales” de Norcorea que había “capturado en alta mar” un “barco pacífico” fue acusado al Consejo de Seguridad de la ONU y se dictó el “ultimátum” de que si el Pueblo y sus tripulantes no fueran devueltos en el tiempo fijado se aplicarían las fuerzas armadas para rescatar el barco. Lo simultanearon las maniobras militares para garantizarlo.

Pero, Estados Unidos se chocó con fuerte contraofensiva del ejército y pueblo de Norcorea, o sea con su firme disposición a “responder a la ‘represalia’ con la represalia y a la ‘guerra total’ con la guerra total”.

Al cabo del agudo enfrentamiento de casi un año Norteamérica no pudo menos de reconocer oficialmente sus crímenes ante la comunidad internacional y enviar al gobierno norcoreano un documento en el que pedía disculpa.

A cambio de esta ignominia no recibió nada más que los tripulantes del Pueblo liberados a modo de deportación por Norcorea.

El barco que el imperio trataba de rescatar a todo trance, se quedó como el eterno botín de Norcorea.

Exhibido en el Museo Conmemorativo de la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria en la ribera del Pothong de Pyongyang, sirve de símbolo del enfrentamiento de varios decenios entre la RPD de Corea y Estados Unidos caracterizado por la victoria de la primera y la derrota del segundo.

Symbol of the DPRK-US Showdown—Fate of the Pueblo

A retired general of the US Navy lamented that the US Navy recorded in its history three most disgraceful days, and among them is January 23, 1968, when the Pueblo was captured.

Nearly half a century has elapsed since the Pueblo incident took place.

Advent of the Pueblo

Entering the year 1963, the US began to switch its electronic reconnaissance warfare against the USSR to Asia.

At that time the US used Banner, an electronic reconnaissance ship, in committing acts of espionage in the waters off Siberia, East Sea of Korea and the waters off China on nearly 16 occasions. The ship was detected several times by the patrol ships of the USSR and China, but every time it succeeded in slipping away safely.

Intoxicated by its safe acts of espionage for some years against other countries without arousing any international opinions and troublesome issues, the US schemed to deploy 15 ships of this kind in various parts of the world. As part of this scheme, the Pueblo and then Palm Beach were transformed into spy ships.

After rearming and maintaining itself, the armed spy ship Pueblo left the US and dropped its anchor at Yokosuka, Japan, on December 1, 1967.

In late December Lloyd M. Bucher, captain of the Pueblo, was assigned four special missions by the commander of the US Pacific Fleet in Japan: first, to confirm all the military movements of the Navy of the Korean People’s Army; second, to wiretap and record all the electronic signals transmitted by the KPA; third, to ascertain the speed of response of the DPRK towards the Pueblo; and fourth, to detect all the new details of military concern.

Capture of the Pueblo

On the morning of January 22, 1968, the Pueblo arrived at the sea off Wonsan, north Korea, and set on its mission as planned.

On January 23, Captain Bucher ordered his crew not to hoist the national flag and stealthily intrude deep into the sea off Ryo Islet at dawn. Shortly after, they finished collecting information about the port of Wonsan and its surrounding areas. It was noon, and the captain and other crewmen felt a feeling of relief and happiness, that they had performed the special mission given by the CIA.

At that time a patrol ship of the KPA Navy, on a routine patrol, found the ship and demanded that it reveal its nationality.

It was too late to save the situation. The captain ordered his crewmen to hoist the Stars and Stripes, saying, “Hoist the flag. Then no one will dare touch us sailing under the flag of great America.”

But, the flag was so powerless in the territorial waters of the DPRK.

The KPA naval ship suppressed the resistance by firing a single shell, and captured the surviving crewmen including the captain.

The scene of the crewmen shuddering with their hands held high was broadcast across the world.

Fate of the Pueblo

Immediately after the announcement of the capture of the Pueblo, the US administration convened the National Security Council and adopted an immediate, powerful countermeasure.”

The US brought this incident to the UN Security Council, claiming that the DPRK had violated the international law by “capturing” a “peaceful vessel” in the international waters. It also sent an “ultimatum” that unless the ship and the crewmen were sent back by a fixed time it would take them back by force of arms. This was followed by military actions.

However, the DPRK declared that it would return retaliation for “retaliation” and all-out war for an all-out war. After a fierce showdown with the DPRK that lasted nearly one year the US could not but officially acknowledge its crimes before the world and submit a letter of apology to the DPRK.

What the US received, in return for the disgrace they suffered, was the crew of the Pueblo expelled by north Korea.

North Korea did not return the ship since it was its trophy. The armed spy ship is on display in the Victorious Fatherland Liberation War Museum situated on the bank of the Pothong River in Pyongyang, as a symbol of the victories the DPRK has won in the decades-long showdown with the US.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s