Los 70 años victoriosos y gloriosos del Partido del Trabajo de Corea

Captura de pantalla de 2016-01-05 17:38:26

Se cumple el aniversario 70 de la fundación del Partido del Trabajo de Corea,
organizador y orientador de todas las victorias del pueblo coreano.
Al rememorar con sentida emoción los siete decenios de la historia del PTC, el pueblo
coreano rinde su más sincero tributo a esa agrupación política que con su gran idea le ha
iluminado el camino a seguir cual faro en medio del mar, lo ha conducido a la victoria y
lo ha criado con todo amor dándole nutrimentos necesarios para su existencia.
Las siete décadas del Partido comprenden una nueva era de la prosperidad nacional,
producto de una gran idea, y están registradas como historia de victorias consecutivas
logradas por una destacada dirección.

Lucha por lograr la causa de la fundación de un partido tipo Juche.

Fue el 10 de octubre de 1945 cuando se proclamó la fundación del PTC.
Pero hablando estrictamente, su gran historia se remonta a los años de 1920.
En aquel entonces cuando el país gemía bajo la dominación colonial del imperialismo
japonés, el movimiento de la liberación nacional de Corea agonizaba debido a la cruel
represión nipona y las pugnas por el poder entre distintas sectas de independentistas
dogmáticos y serviles a las potencias.
Fue en ese período de estancamiento, exactamente el 17 de octubre de1926, en que
nació la UDI (Unión para Derrotar al Imperialismo), una nueva agrupación que abogaba
por la independencia.

 
Si bien fue constituida en una humilde casa campesina, sin una tribuna para hacer el
discurso, el programa de lucha de la organización sirvió de base para el programa del
futuro PTC. Su principio de la independencia se reflejaría posteriormente en la
construcción y las actividades del PTC y los revolucionarios jóvenes formados por ella
constituirían las fuerzas medulares para la fundación del PTC.
Desde el nacimiento de esa organización hasta la conferencia de Kalun, se constituyó el
núcleo de la dirección de la revolución en atención a la directriz y el lineamiento de la
revolución y la orientación de la fundación del Partido presentados por Kim Il Sung .
Numerosos jóvenes estudiantes y otros sectores del pueblo adquirieron la conciencia
revolucionaria, se alzaron en la lucha antijaponesa, así como se crearon varias
organizaciones revolucionarias.

 
Sobre esta base, el 3 de julio de 1930 Kim Il Sung creó en Kalun la Asociación de
Camaradas Konsol, primera organización partidista que le daría origen al PTC.
Con esa organización como matriz, a principios de octubre se constituyó otra
agrupación partidista en la región de Onsong. Al poco tiempo se crearon, al igual que
las tropas armadas, numerosos grupos primarios del Partido en Manchuria del Este
bañada por el río Tuman y las regiones septentrionales fronterizas de Corea. Tales
labores, impulsadas enérgicamente mientras se iniciaba la lucha armada antijaponesa,
alcanzaron su apogeo con la constitución del comité partidista del Ejército
Revolucionario Popular de Corea en mayo de 1934.

 
En especial, en febrero de 1936 se llevó a cabo una intensa labor encaminada a
consolidar la base orgánica e ideológica del Partido de acuerdo con la orientación
presentada por Kim Il Sung en la conferencia de Nanhutou, creándose a un ritmo
acelerado el comité de trabajo del partido en el país y el comité del partido en el distrito
de Changbai y otras organizaciones partidistas en la amplia región de Manchuria y a lo
largo y ancho del país, incluidas las zonas septentrionales fronterizas de Corea. El
asentamiento de la base del partido entre las masas mediante la creación de la
Asociación para la Restauración de la Patria, primer frente unido nacional antijaponés,
en mayo de 1936, coadyuvó a que la causa de la fundación de un partido tipo Juche
acogiera una nueva coyuntura trascendental bajo la dirección unitaria de Kim Il Sung .Gracias a la base orgánica e ideológica y brillantes tradiciones para la fundación del
partido, establecidas en la ardua lucha de la revolución antijaponesa, no bien se liberó el
país se procedió sin demora a la constitución de ese órgano político.

 
A su retorno triunfal al país tras lograr la causa de la liberación nacional mediante una
larga y ensangrentada lucha antijaponesa, Kim Il Sung sintió la apremiante necesidad
de crear el partido, estado mayor de la revolución capaz de iluminar cuanto antes el
verdadero camino de la construcción de una nueva Corea y conducir a las amplias
masas, en una crítica situación en que Corea estaba dividida en Norte y Sur. De ahí que
condujo la creación de organizaciones partidistas en distintas localidades y, una vez que
se habían hecho todos los preparativos, es decir, el 10 de octubre de 1945, proclamó
ante el mundo la fundación del Comité Central Organizador del Partido Comunista de
Corea del Norte.

 
El Partido Comunista de Corea del Norte tomó la iniciativa de fusionarse
oportunamente con el Partido Neodemocrático, de acuerdo a la realidad en desarrollo, y
en agosto de 1946 declaró la fundación del Partido del Trabajo, organización unificada
de masas que logró agrupar, organizar y movilizar en una asociación política a amplias
masas trabajadoras además de la clase obrera. Con posterioridad, se transformó en el
Partido del Trabajo de Corea mediante la unión de los partidos del trabajo que existían
separados en el Norte y el Sur de Corea, aunque se atenían a la misma idea directriz y
principio organizativo. En reflejo de la unánime voluntad de los miembros del PTC, Kim Il Sung fue electo presidente de su Comité Central.

 
Tan pronto como fundara el Partido como primera tarea después de la liberación
nacional, Kim Il Sung presentó la línea sobre la construcción de las fuerzas armadas
regulares y la instauración del poder popular y condujo sabiamente esas tareas en medio
de una compleja situación, posibilitando que la obra de la construcción de una nueva
Corea se llevara a cabo satisfactoriamente bajo la dirección del Partido.
La exitosa implementación de la reforma agraria y otras democráticas y los
consiguientes acontecimientos históricos como la fundación del Ejército Popular de
Corea, fuerzas armadas regulares, y la República Popular Democrática de Corea en
1948, afianzaron el liderazgo del PTC en todos los dominios de la revolución y su
construcción, fortalecieron su función y papel como órgano político en poder y sirvieron
de valiosas experiencias para sus actividades.

 
De hecho, la culminación de la causa de la fundación del partido tipo juche, quehacer
que comenzó con la creación de la UDI y prosiguió ininterrumpidamente durante la
prolongada y ensangrentada lucha de la revolución antijaponesa, fue una proeza
inmortal que abrió la era de la independencia nacional, dio inicio a una nueva historia de
la prosperidad nacional y mostró el ejemplo típico de la construcción de un partido
revolucionario.Conduciendo a la victoria la Guerra de Liberación de la Patria.
Podemos derrotar y vencer a cualquier agresor mientras contamos con el Partido, el
Poder, el Ejército y el pueblo, esta era la convicción que tenía el gran Líder Kim Il
Sung quien condujo a la victoria a Corea que estaba ante la disyuntiva de seguir
existiendo o desaparecer debido a la inesperada agresión militar provocada por el
imperialismo estadounidense y su lacayo surcoreano en la madrugada del 25 de junio de
1950.

 
Cuando el pueblo coreano se enfrentaba con las tropas aliadas de Estados Unidos, Corea
del Sur, Japón y otros 15 países seguidores, tanto su República como sus fuerzas
armadas regulares tenían apenas dos años de nacidas.
Era una conflagración desigual sin precedentes en la historia de la humanidad.
Sin embargo, el pueblo coreano no se amilanó y se sumó a la sagrada defensa de la
patria en plena respuesta a la consigna lanzada por Kim Il Sung : ¡Todas las fuerzas
para la victoria en la guerra!
Depositaba plena confianza en el triunfo pues tenía a su frente al Partido del Trabajo de
Corea que echó su raíz en la Revolución Antijaponesa y se fogueó en duras luchas.
Estallada la guerra, el PTC adaptaba sus actividades al tiempo del conflicto. Hizo que
todas sus organizaciones y miembros elevaran sus funciones, reforzó la disciplina
revolucionaria para destinar todos los recursos humanos y materiales al triunfo de la
guerra.

 
Toda labor partidista estaba orientada al cumplimiento de las órdenes de la Comisión
Militar encabezada por Kim Il Sung y todas las instancias del Partido realizaban con
habilidad sus tareas organizativo-políticas en función de la guerra, estableciéndose
pronto un ordenado sistema de organización para la cruenta guerra.
El Ejército Popular pasó de inmediato al contraataque, liberó a Seúl a los tres días de
desatada la guerra y realizó con éxito la operación de liberación de Taejon, ejemplo de
la moderna batalla de cerco. Se obtuvieron resonantes victorias en el frente y se logró la
estabilidad en la retaguardia. Todo esto se debió a los originales métodos de combate y
tácticas concebidos por Kim Il Sung y a su hábil arte de mando, así como a que todos
los militares y civiles, confiando en el PTC, materializaban cabalmente sus proyectos.
Este adoptó medidas oportunas para cada etapa de la guerra, las cuales exhortaban a
uniformados y civiles al heroísmo colectivo.

 
Kim Il Sung , al analizar el resultado de la segunda etapa de la guerra, se percató de la
urgencia de fortalecer la dirección del Partido sobre el Ejército Popular y en octubre de
1950, en una reunión del Comité Político del CC del PTC, propuso crear organizaciones
del Partido y aparatos políticos dentro del Ejército Popular.
Según esta medida trascendental los departamentos culturales de todos los niveles del
mismo se convirtieron en los políticos y nacieron organizaciones de diferentes nivelesincluyendo la célula del Partido en la compañía. De esa manera se preparó una
condición favorable para asegurar la única dirección del PTC sobre las fuerzas armadas
que servirían exclusivamente para la causa del Partido y la revolución.
Lo esencial en la dirección del Partido es analizar con rigor científico la situación de
cada período basándose en la idea rectora, trazar adecuado lineamiento, política,
estrategia y táctica en la reunión del Partido y organizar y movilizar a las masas para
ponerlos en práctica.

 
Kim Il Sung visitó Rakwon y otros lugares de la retaguardia y dirigió reuniones de
células del Partido; a pesar de estar atareado atendiendo los importantísimos asuntos
relacionados con la guerra, convocaba oportunamente plenos del CC del Partido e
incluso redactaba de su puño y letra informes para reuniones con el propósito de
fortalecer y desarrollar el Partido en el plano organizativo e ideológico.
La III reunión plenaria del CC del Partido efectuada en diciembre de 1950 presentó
como tarea de capital importancia reforzar la disciplina partidista conforme a las
demandas del tiempo de la guerra y lograr la unidad de ideas y voluntades en el seno de
la agrupación política.

 
Especialmente, el IV pleno del CC del Partido en noviembre de 1951 que permitió el
rápido reforzamiento cualitativo de sus filas, y el siguiente pleno en diciembre de 1952
que sirvió de una importante oportunidad para la forja del espíritu partidista de sus
militantes ocupan un capítulo en la historia del fortalecimiento del PTC por haber
elaborado oportunas políticas y lineamientos que contribuirían a la victoria en la guerra.
Nuevos métodos de combate ideados por Kim Il Sung como los movimientos de
grupos de cazadores de aviones y tanques y la construcción de túneles para los
combatientes permitieron que el Ejército Popular venciera al enemigo numérica y
técnicamente superior con la supremacía político-ideológica y la estratégico-táctica.
La Guerra de Corea propició la decadencia del imperialismo norteamericano y demostró
el espíritu heroico del pueblo coreano que defendía honrosamente la libertad e
independencia de la patria.
La victoria en ella, lograda bajo la dirección del PTC guiado por Kim Il Sung ,
comandante de acero que venció a dos potencias imperialistas, confirmó la verdad de
que un Estado o pueblo orientados por un poderoso partido se hacen fuertes pese a su
reducido territorio o poco número de habitantes, y que Corea, conducida por el Partido
del Trabajo, siempre saldrá victoriosa.
Construcción de una potencia socialista independiente en lo político, económico y
militar.
El Partido del Trabajo de Corea ha abierto una nueva era en que se considera la
independencia como vida.
El PTC, nacido con la idea de la independencia, con esa misma idea trocó la adversidad
en coyuntura favorable, la desdicha en dicha, y coronó el siglo XX con la victoria de esa
idea.En la posguerra, superando con resuelta decisión y estratagema las pruebas no menos
severas que la guerra, mantuvo constantemente la independencia y condujo la
revolución y construcción socialistas hacia la victoria.
Las líneas del PTC como el lineamiento fundamental de la construcción económica
presentado en el VI Pleno de su Comité Central (agosto de 1953), consistente en
fomentar primero la industria pesada y al mismo tiempo, desarrollar la industria ligera y
la agricultura, y la Tesis de Abril de 1955, propiciaron que Corea realizara una
revolución socialista sobre los escombros de la guerra desmintiendo los pronósticos de
que no se recobraría ni al cabo de cien años y concluyera la industrialización socialista
solo en catorce años, lo cual demostró patentemente a los pueblos del mundo la
veracidad de la idea Juche de que cada nación debe culminar la revolución en atención a
la realidad del país y con sus propios recursos.
En virtud del correcto lineamiento del PTC que se ajustaba a la realidad concreta de la
revolución coreana y su acertada dirección, la cooperativización socialista en el campo
y la transformación socialista del comercio e industria privados fueron puestas en
práctica sin complicaciones a los cuatro o cinco años de terminada la guerra,
estableciéndose así en Corea un régimen socialista.

 
El discurso pronunciado por Kim Il Sung en diciembre de 1955 en la I Conferencia de
Trabajadores Ideológicos del PTC, en el que señaló la necesidad de analizarlo todo en
atención a los intereses de la revolución coreana y subordinar a ello la labor ideológica
del Partido, hizo posible erradicar de raíz el servilismo a las potencias y el dogmatismo
que subsistían a lo largo de la historia y producir cambios radicales en el mantenimiento
de lo autóctono no solo en la labor ideológica sino también en todos los sectores de la
revolución y su construcción. Según las tareas presentadas en el III Congreso del PTC
(abril de 1956) se intensificaron la educación en las tradiciones revolucionarias y la
educación socialista que se fundamenta en la formación en la conciencia de clases y que
introduce principalmente el método inductivo con ejemplos positivos.
Particularmente el Pleno de Diciembre de 1956 del CC del Partido que daría inicio al
gran auge revolucionario en la construcción socialista, originó el espíritu Chollima, el
gran movimiento de avance Chollima, que exige dar cien pasos mientras otros dan diez,
y correr cien ríes mientras otros corren diez. Ese movimiento engendraría
posteriormente el de la Brigada Chollima.

 
Kim Il Sung , quien había presentado una original y científica teoría del trabajo
partidista, cuyo fundamento es la labor para con la gente, creó durante su visita de
orientación a la comuna Chongsan y el distrito Kangso en febrero de 1960 el espíritu y
el método Chongsanri que se inscribirían en la historia del PTC.
El PTC, en su III Congreso y varias otras ocasiones, presentó con iniciativa y
sucesivamente propuestas para lograr la reunificación independiente y pacífica del país,
abriendo así una nueva coyuntura para ella. Asimismo, prestó gran atención a la
activación del movimiento de los coreanos en el ultramar, particularmente en Japón,
facilitando la constitución de la Asociación General de los Coreanos en Japón, original
organización de coreanos en el extranjero, y el regreso de los coreanos en Japón a la
patria socialista.En septiembre de 1961, período de trascendencia histórica cuando terminó el asentamiento de la base del socialismo y se logró la estrecha unidad de toda la
militancia del Partido en torno a Kim Il Sung , se convocó el IV Congreso del PTC
que presentó un programa de largo alcance consistente en culminar la industrialización
socialista, impulsar la reintegración independiente y pacífica del país y construir el
socialismo en todos los dominios.

 
Frente a la tirantez de la situación política internacional ocasionada por la crisis de los
misiles de Cuba que desató el imperialismo estadounidense y por las continuas
provocaciones militares del enemigo, en el V Pleno del IV Período del Comité Central
del PTC (diciembre de 1962), éste adoptó la resolución de desarrollar simultáneamente
la construcción económica y la de defensa nacional y convocó a todo el ejército y el
pueblo a materializar el lineamiento de la autodefensa que consiste en preparar a todos
los militares como cuadros, modernizar su dotación, armar a todo el pueblo y fortificar
el país entero. Por otra parte, en su II Conferencia enunció su nueva orientación sobre
las actividades exteriores encaminadas a promover la solidaridad con las fuerzas
revolucionarias internacionales e intensificar la lucha antimperialista y antiyanqui y
desplegó vigorosas actividades, elevando más su posición y prestigio en la arena
internacional.
En la segunda mitad de la década de 1960, el PTC entró en una nueva fase de
desarrollo. A través del XV Pleno del IV Período de su Comité Central (mayo de 1967)
logró éxitos trascendentales en la tarea de establecer en su seno el sistema de ideología
única y consolidar la unidad de ideas y voluntades de toda su militancia, ejército y
pueblo.

 
Al comprobar en su gran práctica revolucionaria que la independencia es justicia de la
historia, victoria de la revolución y fundamento del desarrollo de las imparciales
relaciones internacionales, ha asegurado el avance victorioso de la revolución coreana y
ha abierto una nueva era para la verificación de la independencia del género humano.
Para transformar toda la sociedad según las exigencia del kimilsungismo.
El Partido del Trabajo de Corea ha dado ejemplo en la construcción de un partido
revolucionario que haya logrado cabalmente la continuidad de una misma idea y causa.
El PTC que en su V Congreso (noviembre de 1970) se propuso llevar a cabo las tres
revoluciones: la ideológica, la técnica y la cultural, empezó a escribir un nuevo capítulo
de su desarrollo con acontecimientos trascendentales.
En su histórica conclusión de la III Conferencia de Trabajadores Ideológicos efectuada
el 19 de febrero de 1974, el gran compañero Kim Jong Il , elegido para la Dirección
del Partido por sus excepcionales hazañas en la construcción del Partido y el desarrollo
de la revolución, sintetizó la idea Juche del gran compañero Kim Il Sung en un
sistema integral de ideologías, teorías y métodos, y lo formuló como el kimilsungismo.
Una vez proclamada como supremo programa del Partido la transformación de toda la
sociedad según las exigencias del kimilsungismo, dio inicio a la identificación de todo
el Partido y el Ejército con el kimilsungismo, mejoró sustancialmente la labororganizativa del Partido y desarrolló la labor ideológica y educativa del Partido,
principalmente la educación en la ideología única y en las tradiciones revolucionarias.
Se impulsó el acondicionamiento del antiguo campo de batalla en Samjiyon, el lugar
revolucionario histórico de Wangjaesan y otros puntos similares de todo el país, así
como los museos de la revolución y los de la historia revolucionaria, lo cual dio un
cambio trascendental en la labor de defender resueltamente, heredar y enriquecer las
tradiciones del Partido.
Bajo el lema ¡Materialicemos las exigencias del Juche en la ideología, la técnica y la
cultura!, el Partido propuso el Movimiento por la Bandera Roja de las Tres
Revoluciones y lo impulsó enérgicamente combinándolo adecuadamente con la
transformación ideológica y el movimiento masivo de innovación en las esferas de la
economía, la cultura y la defensa nacional materializando los principios de la Batalla de
Velocidad y la Batalla Ideológica. Como resultado, se logró una gran prosperidad de la
época del Partido del Trabajo en la que se registraron cambios radicales en la vida ideo-
espiritual del pueblo coreano y en todos los dominios de la construcción económica y
cultural.

 
El PTC llamó a todos sus militantes, todo el Ejército y todo el pueblo al cumplimiento
de las resoluciones de su VI Congreso (octubre de 1980) en que se presentó la
materialización cabal de la Línea de Tres Revoluciones como vía fundamental para la
revolución y su construcción de aquella época, realizó de manera sustancial la
educación en la idea Juche, estableció firmemente en su seno un orden de trabajo
revolucionario y una rigurosa disciplina y estrechó aún más sus lazos con las masas para
lograr su unidad monolítica.

 
En la década de 1980, etapa de la que se escribirá con letras mayúsculas en la historia de
la construcción militar a nuestro propio estilo y en la que se estableció más firmemente
el sistema de dirección de Kim Jong Il sobre el Ejército Popular de Corea, éste se
consolidó como fuerzas armadas revolucionarias ilimitadamente fieles a la dirección del
Partido.

 
Al presentar los Tres Principios y la Orientación de Cinco Puntos por la Reunificación
de la Patria en la década de 1970 y la propuesta de fundar la República Confederal
Democrática de Coryo en 1980, el PTC abrió una coyuntura favorable para la
reunificación independiente y pacífica del país. A principios de la década de 1990
elaboró el Programa de Diez Puntos de la Gran Unidad Pannacional por la
Reunificación de la Patria, logrando un gran auge en la lucha por la reintegración
nacional de todos los coreanos del Norte, el Sur y en el extranjero.

 
Apoyó enérgicamente la lucha de los países No Alineados y las naciones en vías de
desarrollo, prestó gran atención a crear zonas desnuclearizadas y pacíficas en el noreste
de Asia, incluida la Península Coreana, y en otras regiones del mundo, logró que
Pyongyang fuera sede del Congreso Mundial de Periodistas y el XIII Festival Mundial
de la Juventud y los Estudiantes, efectuados en julio de 1983 y el mismo mes de 1989,
respectivamente, y organizó también otros eventos importantes para promover la causa
por la independencia en el mundo.Considerando el problema de la juventud como un asunto importante relacionado con el
porvenir del socialismo, ha venido prestándole primordial atención en todo el proceso
de su dirección revolucionaria.

 
En particular, el juramento de fidelidad que hicieron los jóvenes coreanos en el VIII
Congreso de la Unión de la Juventud Trabajadora Socialista (febrero de 1993) después
de recibir el mensaje enviado por Kim Jong Il en agosto de 1991 en ocasión del
primer aniversario del Día de la Juventud, establecido por su iniciativa, fue un fruto
maduro de la idea del Partido de conceder prioridad a la juventud.

 
La proclamación del estado de preguerra, la adopción de la medida de separarse del
Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares y la consiguiente fuerte resistencia que
opuso Corea con el fin de invalidar la sañuda campaña nuclear lanzada por el
imperialismo norteamericano a principios de la década de 1990 y defender la seguridad
y la soberanía del país y la nación, echaron a pique las maniobras enemigas para asfixiar
a la RPD de Corea y manifestaron ante el mundo la firme convicción y la indomable
voluntad del PTC.

 
Al lograr la identificación ideológica de toda la sociedad con el programa de
transformarla según las exigencias del kimilsungismo, algo insólito en la historia de la
política del mundo, el PTC dio un gran avance en el proceso revolucionario y
constructivo y preparó una piedra angular para la causa revolucionaria del Juche.
Enarbolando la bandera del Songun.

 
Desde que se fundó el PTC, este ha tenido que avanzar por un camino inexplorado.
En la década de 1990 en que enfrentaba una gran prueba realizó la causa de inmortalizar
al líder, algo sin precedentes en la historia, definió la política del Songun como principal
modo político del socialismo y emprendió su gran marcha que ocupará un capítulo en la
historia nacional.

 
Con miras a practicar en un nivel superior y en todos los aspectos la política del Songun
que comenzó a aplicar a finales de la década de 1960 tomando el Ejército Popular como
destacamento principal de la revolución y pilar del país, el primero de enero de 1995
Kim Jong Il visitó el puesto cubierto de pinos enanos y continuó su incansable e
interminable viaje de inspección a las unidades del Ejército.

 
El 8 de octubre de 1997 fue electo Secretario General del PTC y el 5 de septiembre de
1998 Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática
de Corea en la primera Sesión de la X Legislatura de la Asamblea Popular Suprema,
acontecimientos políticos que sobresalen en la historia de la dirección revolucionaria del
Songun engalanando los sagrados anales del Juche.

 
Al considerar la compañía como unidad básica para fortalecer a todo el ejército, el PTC
convocó la conferencia de los jefes de compañía y la de los activos miembros de la
Unión de la Juventud en la compañía y presentó el asunto militar como mayor quehacer
del Estado, elevando así extraordinariamente la capacidad combativa del ejército. A
través de la conferencia de protagonistas de bellos rasgos en la ayuda al ejército y laconferencia de héroes de la era del Songun, logró la armonía entre el Partido y el
ejército y la unidad militar-civil.

 
Con el poder del Songun, ha salvaguardado fidedignamente el socialismo, ha afianzado
la posición de Corea como potencia político-ideológica y militar, así como ha abierto
una nueva época de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
Ha convertido a Corea en una potencia militar al dotarla de la capacidad de disuasión
nuclear mediante las dos pruebas nucleares subterráneas en octubre de 2006 y en mayo
de 2009.

 
Al promover el espíritu revolucionario del militar y el espíritu de Kanggye, hizo posible
que el pueblo enfrentara y superara la Marcha Penosa, la forzada, con la firme
convicción en la victoria e indoblegable voluntad. Además, trazó el gran proyecto de la
construcción de una patria poderosa y próspera y preparó el trampolín para ponerlo en
práctica.

 
Las antorchas encendidas por Kim Jong Il en su visita al Complejo de Acero de
Songjin y el Complejo de Máquinas para Minas de Carbón de Ranam avivaron el gran
auge revolucionario para la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
Se construyeron muchas centrales y se acondicionaron como tierras dignas de la Corea
socialista todas las parcelas del país comenzando por las de la provincia de Kangwon.
Más tarde, se avivaron las llamaradas de la revolución industrial del nuevo siglo, las de
Hamnam, produciéndose cambios asombrosos en la construcción de una potencia
económica.

 
Son frutos de la ferviente abnegación patriótica de Kim Jong Il el gran avance en la
producción de las máquinas herramienta de CNC y la aplicación de esta tecnología en
las industrias mecánica, metalúrgica, eléctrica y hullera, el transporte ferroviario y otras
ramas importantes de la economía nacional, así como en las fábricas de la industria
local.

 
En virtud de su incansable dirección se han logrado en un alto nivel la autoctonía, la
modernización y la cientificidad de la economía nacional y se ha asentado la base para
un cambio en el mejoramiento de vida de la población. Asimismo, se han levantado las
obras monumentales de la época y creado muchos modelos de la cultura del Songun,
gracias al afán de crear nuevos milagros e innovaciones en todo el país.
El 4 de agosto de 1997 Kim Jong Il publicó la obra clásica Materialicemos de modo
consecuente el legado del gran Líder, compañero Kim Il Sung , para la
reunificación de la patria, en la que formalizó como Tres Cartas para la reunificación
de la patria: los tres principios, el Programa de Diez Puntos de la Gran Unidad
Pannacional y la propuesta de fundar la República Confederal Democrática de Coryo,
presentados por Kim Il Sung. Y en abril de 1998 presentó la orientación de cinco
puntos para la gran unidad nacional, abriendo así una amplia perspectiva para la
reintegración. Su resuelta determinación y férrea voluntad propiciaron las
conversaciones cumbre Norte-Sur y dieron inicio a la época de la Reunificación del 15
de Junio.El poderío de la política del Songun del PTC, basada en el principio antiimperialista y de independencia, permitió elevar notablemente el prestigio, la posición, la influencia y
la fuerza de atracción de Corea, fortalecer más la solidaridad internacional y ampliar a
un ritmo acelerado las relaciones exteriores.

 
Sobre todo, las medidas de suma intransigencia y la ofensiva diplomática para
contrarrestar la provocación de Estados Unidos con armas nucleares y misiles
demostraron el poder de la Corea del Songun y, al mismo tiempo, dieron lugar al
establecimiento de relaciones diplomáticas con la Unión Europea, varios países de
Europa occidental, Canadá, Brasil y otras naciones de diversas regiones.

 
Fue precisamente Kim Jong Il quien emprendió la marcha durísima en el paso Chol,
expuesto a una furiosa nevasca entonando la canción que reflejaba su voluntad, de que
seguiría con la esperanza por aquel camino, aunque nadie lo entendiera, y consagró todo
lo suyo superando inenarrables pruebas de la historia en defensa de la seguridad y
felicidad de su querido pueblo. Con sus titánicos esfuerzos hizo prevalecer la tradición
de la invencibilidad del PTC y llevó a la cúspide la dignidad del país y la nación. Su
dirección de la revolución mediante el Songun constituye un mérito patriótico inmortal
para la historia nacional y una hazaña excepcional para la paz del mundo.
Para la victoria final en la construcción de un estado poderoso y próspero.
Los 70 años del Partido del Trabajo de Corea son una historia de avance, innovación,
fervor y abnegación, ajena a la inercia y el estancamiento.

 
Su inagotable vitalidad se debe al estimado compañero Kim Jong Un , idéntico a los
grandes Líderes Kim Il Sung y Kim Jong Il en la ideología, dirección y cualidades.
Kim Jong Un hizo cambiar el nombre del Palacio Memorial Kumsusan, lugar sagrado
del Juche, por el Palacio del Sol Kumsusan, conservar en él los restos del gran
compañero Kim Jong Il , junto a los de Kim Il Sung , y acondicionarlo como eterno
santuario del Sol. Propuso levantar estatuas y retratos de Kim Jong Il con su amplia
sonrisa, reflejando el anhelo ardiente del pueblo coreano, en la colina Mansu, la Casa de
Creación Mansudae y otras partes del país. Definió como Día de Kwangmyongsong el
16 de febrero, máxima fiesta nacional, para perpetuar la vida de Kim Jong Il y sus
hazañas revolucionarias.

 
La IV Conferencia del Partido del Trabajo de Corea (abril de 2012) y la V Sesión de la
XII Legislatura de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC enaltecieron a

Kim Jong Il como eterno Líder de la revolución coreana, Secretario General del PTC y Presidente
del Comité de Defensa Nacional de la República.

 
Además eligieron como Primer Secretario del PTC y Primer Presidente del Comité de
Defensa Nacional de la RPDC a Kim Jong Un , Comandante Supremo del Ejército
Popular de Corea, quien acompañó a Kim Jong Il en la dirección revolucionaria del
Songun y continuó fielmente la causa revolucionaria del Juche con su excepcional
capacidad y cualidades, recibiendo plena confianza del ejército y el pueblo.Con sus dinámicas actividades ideológico-teóricas Kim Jong Un dio respuestas a
todos los problemas teóricos y prácticos de la revolución y su construcción, como la
estrategia de largo alcance de la revolución coreana caracterizada por la independencia,
el Songun y el socialismo, la formulación del patriotismo de Kim Jong Il y la teoría de
la edificación de un Estado socialista poderoso y próspero. En la IV Conferencia de
Secretarios de Célula del PTC y la VIII Conferencia de Trabajadores Ideológicos del
PTC pronunció discursos de suma importancia, con los cuales dio un cambio radical en
el conjunto de las labores del Partido e hizo resonar más los cañonazos de la ofensiva
ideológica.

 
A través de su visita a la División Guardia de Tanques 105 “Seúl” Ryu Kyong Su
(primero de enero de 2012) reafirmó su inquebrantable voluntad de avanzar hasta el fin
junto con oficiales y soldados, del brazo y hombro con hombro por el camino del
Songun que recorrió el compañero Kim Jong Il durante toda su vida.

 
La I Conferencia de Pilotos del Ejército Popular de Corea, la IV Conferencia de Jefes e
Instructores Políticos de Compañía y la III Conferencia de Jefes e Instructores Políticos
de Batallón, dirigidas por el compañero Kim Jong Un , sirvieron de buenas
oportunidades para convertir a todas las compañías y batallones en las queridas casas
natales de sus soldados ligadas con el patio del CC del Partido. La fiebre del
entrenamiento con el espíritu del monte Paektu avivada por Kim Jong Un abrió una
era de plena prosperidad en el fortalecimiento del ejército registrando un viraje
revolucionario en la consolidación de la combatividad y en el perfeccionamiento de la
preparación de todo el ejército para el combate.

 
En particular, a través de los éxitos en el lanzamiento del segundo satélite artificial
Kwangmyongsong-3 cuyos componentes son ciento por ciento coreanos y en la tercera
prueba nuclear, Corea afianzó su posición como fabricadora y lanzadora del satélite y
manifestó su poderío ante el mundo.

 
En el Pleno de Marzo de 2013 de su Comité Central, el PTC planteó la línea de
desarrollar simultáneamente la construcción económica y la de fuerzas armadas
nucleares e iluminó el camino para lograr la victoria definitiva en el enfrentamiento con
Estados Unidos y en la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero. Con
el establecimiento del Museo de la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria que
refleja la demanda del nuevo siglo, se ha podido transmitir eternamente la historia del
invencible PTC.

 
Durante el período de plena prosperidad en la construcción propiciado por Kim Jong
Un , el Ejército Popular creó la Velocidad de Masikryong en la construcción de la
estación de esquí de igual nombre, y la nueva velocidad de la época, la velocidad de
Corea durante la construcción de la Empresa Pesquera 8 de Enero subordinada a una
unidad del EPC, levantándose una tras otra unidades modelos de la construcción
industrial.

 
Gracias al fervoroso amor del PTC al pueblo se han erguido innumerables creaciones
monumentales en 2 ó 3 años; gracias a su noble amor al futuro, a las nuevas
generaciones se han levantado por doquier las cunas y palacios de felicidad; y se siguen
registrando continuamente en la historia del Partido los acontecimientos que concedenimportancia a los jóvenes como los actos conmemorativos del Día de la Juventud y la II Conferencia Nacional de Jóvenes Precursores de Bellos Rasgos.

 
Partiendo de su gran proyecto de la construcción de un Estado socialista civilizado, el
Partido ha propiciado la enseñanza obligatoria de 12 años, guía la época con la música
de la Banda de Moranbong que encarna el espíritu de la Corea del Songun y con la
fiebre de deportes en todo el país cambia la fisonomía de Corea.

 
La asombrosa realidad de Corea donde el pueblo vitorea al PTC que fructifica todos sus
ideales y donde los niños cantan felices que no tienen nada que envidiar a nadie, es el
producto de la idea, dirección y patriotismo ardiente del compañero Kim Jong Un ,
quien dirige la Corea del Songun con una visión extraordinaria, dedicación infatigable y
vigor inagotable.
Por contar con el estimado compañero Kim Jong Un , los 70 años victoriosos y
gloriosos del PTC pasarán a la historia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Informe. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s